lunes, 10 de diciembre de 2012

El adiós de Antonio Barrera


Antonio Barrera vive plenamente feliz, aunque algunos crean lo contrario, los momentos previos a su retirada definitiva de los ruedos. La suya, ha sido una carrera de casi catorce años como matador de toros siempre con la sinceridad y la honradez por delante. Toreando en las ferias más exigentes, con las ganaderías más duras y siempre dando la cara ante la adversidad. Lo que se conoce en la profesión como un torero de los pies a la cabeza, por eso le respetan en España, Francia y América como al que más.



América ha sido uno de sus refugios más especiales. Un lugar en el que le han tratado con honores de figura siempre con un sitio importante en sus ferias.Se va el próximo día 12 de diciembre en León, en su mexicana plaza de La Luz con un cartel de verdadero lujo: Eulalio López 'Zotoluco', Morante de la Puebla y Juan Pablo Sánchez con una corrida de toros de la afamada ganadería de Begoña. Una retirada en silencio, sin alharacas pero con todo el sabor del toreo de verdad.


Se retira de los ruedos pero no deja de lado el mundo del toro. Como todos saben, se dedicará a ser la mano derecha de su compadre Morante de la Puebla estrenándose en la función de apoderado. No perderá el contacto con lo que más le gusta y seguirá tentado en La Campana siempre que le apetezca quitarse el gusanillo. Y lo más importante, siempre podrá decir que se marchó como quiso. Sin aprovechar su despedida para arañar unos euros en su cuenta corriente. Se va con el saber del deber cumplido y el cuerpo lleno de duras cornadas. A disfrutar del toreo y de su familia, que también se lo han ganado en la sombra. Se va un torero con letras mayúsculas, se va Antonio Barrera.








Estas imágenes pertenecen a su última corrida de toros en Salamanca, según ha reconocido, su mejor tarde en La Glorieta en la que pudo sentir de verdad los olés de la sombra del coso salmantino. Fue con el toro más bravo de aquella feria, el toro Fugitivo de La Campana al que arrebataron los premios más importantes del ciclo. La mejor despedida para un guerrero como Antonio, el lucir su toreo ante un toro bravo de verdad. Lástima de pinchazo el entrar a matar porque también podía haberse despedido de su Salamanca con una oreja en cada mano saliendo a hombros por la Puerta del Toro.



1 comentario:

  1. MUY BONITAS FOTOS FENÓMENO. ¿CUÁNDO MIRAMOS LAS MIAS?
    BERNA BASAS

    ResponderEliminar