jueves, 11 de julio de 2019

LA FUERZA Y LA AFICION DEL BARRIO NUEVO DE CIUDAD RODRIGO

POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO TENDRAN ENCIERRO POR SUS CALLES.

 
Resulta cuanto menos curioso, la iniciativa de este barrio de Ciudad Rodrigo para reactivar la actividad veraniega de sus vecinos. Todo nace en la tertulia de un bar del Barrio Nuevo, "Bar Gloria", donde se juntan profesionales del toro y aficionados. En una de estas tertulias, llega la frase más española y castiza para emprender un proyecto "no hay huevos", pues si los hubo y de categoría.
Todos estos amigos se pusieron manos a la obra y empezaron a mover sus hilos y contactos, para ver como se podía hacer un encierro por las calles del barrio. No sin las dificultades lógicas de algo nuevo, y sin varios quebraderos de cabeza, llevaron el barco a buen puerto. El ayuntamiento mirobrigense concedió los permisos y cedió las talanqueras que delimitan el recorrido, los vecinos apoyaron cada uno como buenamente podía, anunciantes y colaboradores arrimaron el hombro para conseguir un clamoroso éxito en las fiestas del Barrio Nuevo 2018.
Esto no es pan para hoy y hambre para mañana, ni mucho menos. La afición y la fuerza del Barrio Nuevo y sus gentes los lleva a crecer en la organización de sus fiestas. Este año volverá a haber encierro por sus calles, una de las vacas es de la ganadería salmantina de "Casasola" y la otra, se ha ido a buscarla a la finca Zahariche donde pasta la legendaria ganadería de "Miura".
Así se puso el barrio el año pasado.
Desde "LaSuerteNatural" no queda otra cosa que agradecer el esfuerzo, la dedicación y la afición a este grupo de "locos" que llevan el toro a sus calles para que sus vecinos disfruten y sientan la afición a la puerta de su casa. "Juanjo", Juan Antonio, "Toño" y Oscar son los artífices de este proyecto, con el que demostraron que aparte de su afición y trabajo, "hay huevos" para llevarlo adelante. Enhorabuena y gracias por engrandecer la fiesta taurina.

lunes, 1 de julio de 2019

MANZANARES SE RECREA EN ZAMORA EL DIA DEL PATRON


EL JULI LO ACOMPAÑÓ EN LA SALIDA A HOMBROS; MORANTE DE LA PUEBLA SE FUE DE VACIO.

El pasado sábado estuvimos en Zamora para presenciar la corrida de toros que se celebró con motivo de la celebración de su patrón, San Pedro. Fue la primera de la feria programada, ya que el domingo se celebro una de rejones con Sergio Galán, que a la postre fue el triunfador cortando tres orejas, Diego Ventura, que lo acompaño en volandas después de cortar un rabo a su segundo, y Joao Telles que corto una oreja del sexto.

 
Plaza de toros de Zamora 29 de junio de 2019. Tarde despejada y de calor sofocante. Medio aforo cubierto. Toros de la ganadería (1º y 2º) de Virgen María, (3º 4º 5º y 6º) de D. Daniel Ruiz, justos de presencia, a excepción del tercero y del sexto, de buen fondo y calidad.
Morante de la Puebla, (verde Esperanza y oro) ovación con saludos tras petición y división de opiniones con saludos.
El Juli, (nazareno y azabache) oreja y oreja.
Manzanares, (sangre de toro y oro) oreja y dos orejas con petición de rabo.
El Juli y Manzanares abandonaron la plaza a hombros.
MORANTE DE LA PUEBLA



 
EL JULI



 
MANZANARES





 
Lo mejor de la tarde vino de un inspirado Manzanares en la faena al sexto. Un buen toro de D. Daniel Ruiz al que el torero alicantino cuajo de principio a fin. Una faena compacta con la clase y empaque que atesora Manzanares.
El Juli y Manzanares en su salida a hombros.
 
 

 
 


lunes, 24 de junio de 2019

BENEVOLA TARDE EN LEDESMA CON EMPATE TECNICO


Los Corpus de Ledesma este año se han visto reducidos en número de festejos por problemas financieros. De tres festejos mayores, se ha pasado a una novillada con caballos más los tradicionales  espantes de las calles. Esperemos que el ayuntamiento cuadre los números y en 2020 volvamos a resurgir.



Plaza de toros de Ledesma. Tarde de agradable temperatura y cielo entoldado. Medio aforo cubierto.
Novillos de Ignacio López-Chaves; Desiguales de presentación y de buen juego en líneas generales. Premiado con la vuelta al ruedo el lidiado en primer lugar, de nombre "Belonito" negro y marcado con el nº 16.
Antonio Grande (blanco y oro); estocada, dos orejas. Estocada desprendida, dos orejas. Estocada caída, vuelta al ruedo.
Manuel "Diosleguarde" (grana y oro); estocada, dos orejas. Estocada contraria y defectuosa, dos orejas. Dos pinchazos y estocada, vuelta.
Sufrieron volteretas sin consecuencias graves aparentes, Arturo Martin y José Andrés Gonzalo con los palos, y "Diosleguarde" en las postrimerías de la faena del sexto.
Actuó como sobresaliente el novillero mirobrigense Juan Antonio Pérez Pinto, que intervino en un quite por delantales, parsimonioso y con empaque en el sexto novillo.



Antonio Grande tiene un concepto del toreo pausado y clásico. Intenta en todo memento interpretar las suertes con limpieza y gusto. Poco a poco va consiguiendo el poso necesario para que las faenas fluyan con naturalidad. Ledesma pudo ver la progresión de este novillero que va entrando en las ferias por meritos propios.



"Diosleguarde" es brío, ganas,  ambición, raza... y muchas veces lo acompaña con prisas. Ayer estuvo aceleradillo toda la tarde, y en ocasiones atropellando la razón, que no es malo en un novillero, pero que tiene que empezar a templarse un poco. Compuso tres faenas de arrojo y entrega, con la complicidad del público al que es capaz de llegar en un suspiro.






Entretenida tarde la vivida en Ledesma, con dos novilleros que mueven a la afición y tienen sus partidarios. Lo de menos son los trofeos, en una tarde en la que se vieron dos conceptos totalmente distintos, pero igual de validos en la tauromaquia. Hay que seguirlos y apoyarlos.
Salida a hombros de Antonio Grande y Manuel "Diosleguarde"
 

jueves, 20 de junio de 2019

M. A. PERERA EL ALMA AL AIRE EN MONTALVO


Las casualidades no existen, en el toro mucho menos, y además es imposible que la fortuna te sonría repetidas veces sin un porqué.


Miguel Ángel Perera es un torero de ferias, con gran cartel y categoría. Da la cara tarde tras tarde y puede ser que un punto más que los que le rodean. Tiene "la obligación" de puntuar todos los días, de dejarse la piel en cada escenario, de vivir su profesión al limite... todo ello como consecuencia de la independencia.




No existen las casualidades, pero si existen las causalidades. Ayer tuve la ocasión de comprobarlo en un tentadero en Montalvo. Perera apretó de principio a fin, en una tarde en la que estaba él solo. Tres becerras y un "torete" a los que toreo, profundizo, investigo y  exprimió, como si fuera lo único que tiene para torear este año. Ahí está la diferencia con el resto, la seriedad y el compromiso que tiene con su profesión, el afán de perfeccionamiento en su concepto del toreo, el sentirse más capaz cada día, el saber que cada animal tiene una lidia y dársela sin contemplación... simplemente, con lo sacrificado y duro que tiene que ser, pero simplemente vivir para su profesión.







Sabéis de sobra que para mí el toro y todo lo que le rodea tiene una inmensa seriedad y respeto. El romanticismo forma parte de esta liturgia hasta en la más discreta intimidad del campo. Yo soy de la teoría que además de ser toreo tienes que parecerlo. Comentareis la forma de vestir de Miguel Ángel Perera en el campo, que por mi forma de ver esto, no es la más adecuada. Pero os aseguro, que ayer me sentí un privilegiado y después de verlo desnudar su alma, vuelvo a repetirlo, en la intimidad del campo, a mí sinceramente, me dejo de importar la forma de vestir.




 
Perera es un torero que está escribiendo su historia a base de triunfos, constancia, dedicación, respeto, afición desmedida... Merece por mi parte la licencia de vestir como le de la real gana, y además, agradecidísimo de que me dejara presenciar, y lo que es más importante, fotografiar y enseñar uno de sus entrenamientos.