sábado, 17 de julio de 2021

ES EL MOMENTO DE ALEJANDRO MARCOS

Hay cosas que, pasando el tiempo, te das cuenta de la magnitud que toman. Cuanto más tiempo pasa más grande se hacen los sentimientos, y alguno puede decir que es producto de la imaginación, que en algunos casos puede ser, pero en mi caso, es producto del alma. Cuando el alma está satisfecha, el corazón late, y los sentimientos se acentúan.


Hace una semana de la actuación de Alejandro Marcos en Arévalo, y la siento como si la estuviera viviendo, paladeando, disfrutando… y no es producto de la imaginación, aunque sí puedo decir que esta semana he soñado más de un día con esa faena, con esa tarde, con esa plaza, con ese toro…




El invierno taurino ha sido largo, demasiado largo, y ese tiempo le ha servido a Alejandro para pulir su concepto, para madurar como torero, y también porque no decirlo, para madurar como persona. Un año duro, en lo profesional y en lo personal, un año intenso y de mucho sacrificio, pero al final merece la pena…


Sé que el maestro Juanjo está siempre presente, y la otra tarde lo sentí disfrutar, le oía frases que repetía con entusiasmo y convencido de lo que decía; “este Alejandro va a torear como muchos sueñan”, y el otro día se cumplió el pronóstico. Un cartel complicado para él, con Morante y Juan Ortega de compañeros, que a poco que te dejaras ir, te comían la tostada. Todo lo contrario, metido en la tarde, responsabilizado, disfrutando de los compañeros de cartel y dando motivos más que sobrados para repetirlo en más plazas.




Triunfo el torero, triunfo el esfuerzo, triunfo la dedicación, la constancia, la afición… triunfo el toreo y la magia. Una obra de la que se habla una semana después, una obra que profesionalmente ha servido mucho, una obra tan efímera que se volatilizo entre las almas de los presentes, para comentarla y hacerla imperecedera. Una obra que el maestro Juanjo disfruto desde su palco celestial, seguramente, seguramente no, fijo que la disfruto más que cualquiera de nosotros, porque el maestro Juanjo es una parte fundamental de esta obra. Enhorabuena D. Alejandro, esto no ha hecho más que empezar, lo tiene de la mano y ahora es el momento, es el momento de Alejandro Marcos. Enhorabuena Juanjo por ser parte fundamental de este torero.